¿Por qué necesitas un Director de Procesos?

Un Director de procesos es fundamental para impulsar transformaciones efectivas que fomenten la mejoría de la organización.

El Director de Procesos dentro del mundo empresarial en un entorno de cambio constante es fundamental para impulsar transformaciones efectivas que fomenten la mejoría de la organización.

Un Directo de Procesos además de su conocimiento requiere asumir un puesto de liderazgo que motive a los compañeros a mejorar día con día.

Tratándose de un cargo estratégico se busca conseguir la mayor eficacia en combinación de costos reducidos (de ser posible), evitando abandonar las iniciativas propuestas hasta que sean completadas.

En MGTI queremos decirte las funciones que va a tener que desempeñar el director de procesos dentro de tu compañía para que puedas contratar a la persona indicada en tan importante tarea:

Establecer las estrategias a desarrollar:

El primer paso es el plan a seguir, los elementos que se propongan tienen que poderse justificar en cuanto a las cuestiones económicas y operacionales.

Puede que un proyecto suene muy bonito en papel pero no va a servir de nada si carece de una forma realista para ejecutarse.

Gestionar los recursos internos:

La persona seleccionada va a prestar atención en que haya una simbiosis entre la distribución y la utilización de los recursos. Simultaneo a esto manejará la relación con los otros departamentos de la empresa.   

Formar parte del equipo ejecutivo:

Evidentemente el director de procesos necesita tener capacidad de influenciar e implementar los cambios cuando son fundamentales, por lo cual presta atención a la persona que contratas para que puedas confiar plenamente en ella.

Dirigir al equipo de trabajo:

Posiblemente la mayor obligación que tiene un director de procesos dentro de una organización es el gestionar al equipo de trabajo.

La comunicación debe ser eficaz, que tanto los requerimientos como las necesidades estén perfectamente explicadas, que tu equipo pueda contribuir con ideas y que estas se les sean reconocidas.

Recuerda que un equipo necesita que todos sus componentes trabajen al unísono, es importante motivar a tus empleados por medio de la automatización.

Mantener el impulso:

Cualquier proyecto independientemente de lo que se trate inicia con motivación, sin embargo, aquella energía se va perdiendo paulatinamente al volverse algo cotidiano.

Para solventar esto deberá haber compromiso desde la cabeza del proyecto y como se dijo en uno de nuestros artículos anteriores, el líder deberá transmitir paz y confianza para fortalecer a su equipo en el transcurso de la aventura.   

Reducir los tiempos de la realización de actividades:

Un Director de procesos agiliza los mecanismos de colaboración, cumplir con los tiempos destinados de cada actividad es importante.

Sacarle el máximo provecho al tiempo que tienes disponible permite que se mejore el rendimiento, evitando retrasos inesperados y perdidas económicas. Anteriormente los canales de comunicación interna tendrán que estar en buenas condiciones.

Como podrás darte cuenta las responsabilidades que debe abarcar un director de procesos son complejas, demandando compromiso y determinación en cada momento.

Si el Director de Procesos consigue identificarse con la identidad de la empresa al mismo tiempo que desarrolla sus actividades incrementará las posibilidades de llevar a la práctica todos los cambios requeridos para generar mejores dividendos.

¿Le gustó este artículo?

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en LinkedIn
Share on email
Compartir vía Correo